Principal

>“Su marido amenaza con mandarme matar”

>

El muchacho nos cuenta que está llamando desde la casa de un amigo: “No puedo quedarme en mi departamento porque me amenazaron de muerte”, explica. Por supuesto le preguntamos quién lo amenaza: “Un militar”, responde.Y entonces dice que todo lo que pasa se lo merece: “Me metí con la esposa de él, y ella misma le dijo dónde vivo”. Esta historia comenzó hace dos meses, cuando él acudió al domicilio de la señora para prestarle sus servicios…
Su apodo es Nacho, tiene 25 años, es operador de computadoras y técnico, y estudia la carrera de Ingeniería Informática en una universidad privada. El dejó su ciudad natal hace 3 años y vino a la capital para estudiar y trabajar:”Tengo un primo que tiene un pequeño taller y que trabaja con una empresa que vende computadoras. El me dio una mano y después de un tiempo me contrató para hacer service a domicilio”, explica.
Nacho vivió un tiempo en casa de este primo, hasta que tuvo un respiro económico y pudo alquilar un departamentito. En los tres años que lleva en Asunción, dice que todo lo que obtuvo lo ganó con esfuerzo y que no considera justo lo que le está pasando: “Hace dos meses llegué al trabajo y mi primo me dio una dirección donde había que ir a hacer un trabajo de limpiezay revisar un poco los problemas”.
El muchacho tomó la camioneta que usan para hacer los trabajos a domicilio y llegó a una linda casa donde fue recibido por una dama joven y llamativa: “Ella es esposa de un militar, y el hijo de 15 años es quien tiene la computadora. Le pregunté dónde estaba su hijo en ese momento, y me dijo que fue a su clase de natación. Ella me llevó hasta el dormitorio de su hijo y me dejó allí”, explica.
¿SOLO AMABILIDAD?
Nacho nombra a esta dama con el apodo de Nina: “Ella tiene 34 años y no es linda, pero es muy provocativa.Yo quise creer que era muy amable nomás, porque sin preguntarme me trajo coca y sandwich de milanesa.Yo no tenía hambre, porque en el taller ya desayuné,pero no quería despreciarle, así que acepté su invitación. Ella se sentó conmigo y me comenzó a hacer preguntas”,recuerda.
El muchacho también le preguntó si tenía un solo hijo o había otros: “Me dijo que su marido le exigía para que le dé hijos, pero que ella después del nene dejó que pase mucho tiempo antes de embarazarse de nuevo. Yo le pregunté por qué, y ella me dijo que le gustaba tener buena figura y que le costó mucho recuperar su forma después de su primer hijo. Dice que llegó a tener 87 kilos, y cuando yo le conocí tenía 63”.
Nacho explica que muy pronto la conversación fue girando hacia temas íntimos: “Me preguntó si yo tenía novia. Le dije que no tenía novia oficial, pero que salía con una compañera de facultad. Ella me dijo que festejó muy poco tiempo con su esposo, que se casó a los 19 años y desde entonces vivió encerrada, y que le daba gusto escuchar historias de amor porque ella se identificaba mucho con eso”.
El muchacho volvió a su trabajo, y cuando estaba terminando buscó a la dueña de casa para pedirle un trapo: “Ella se fue a cambiarse de ropa y estaba con una mini y una top. Yo me sorprendí, porque realmente tenía lindo cuerpo. Ella me pidió que le acompañe hasta su dormitorio para buscar el trapo. Yo no sabía si estaba haciendo bien, pero le seguí”, dice.
SEDUCCION
Nacho no entró al dormitorio de la señora Nina. Se quedó en el pasillo y la esperó. Ella volvió con el pedazo de trapo, y le preguntó a nuestro entrevistado si tenía miedo de ella: “Le dije que por qué le iba a tener miedo, que lo que pasa es que no estaba bien que abuse de su amabilidad. Ella se rió y me dijo que le daba mucha vergüenza decirme eso, pero que yo le atraía mucho”.
El muchacho le agradeció el piropo en el mismo momento en que ella se le acercó: “Ella me dijo que estaba muy aburrida de la vida que llevaba, y que cuando yo tenga su edad me iba a dar cuenta de que no hay que desaprovechar la oportunidad de pasar un buen momento. Allí me preguntó si yo no iba a pensar mal de ella si me pedía un beso. Yo le dije que no, porque la verdad es que no sabía cómo reaccionar”.
Hubo un beso casi forzado: “Ella agarró mi mano y metió debajo de su mini pollera. Me excitó, porque una mujer si te hace eso siempre va a conseguir su objetivo. Yo sabía que estaba mal meterme en eso, pero me metí igual”, afirma.
“Se pichó porque una sola vez me acosté con ella”
Nacho cuenta que no hubo relación sexual propiamente dicha en aquella primera visita a casa de la señora Nina, pero sí hubo caricias íntimas y besos: “Yo salí de allí muy confundido, porque era la primera que me pasaba algo así. No le conté nada a mi primo porque me daba miedo de que él piense que yo abusé de la clienta, y que me eche por eso”.
El muchacho calló y esa misma tarde comenzó a saber lo que es ser victima de una persecusión sexual: “La señora me llamó por teléfono para saber la hora que yo salía del trabajo. Me dijo que se tenía que ir a su modista y que de paso podiamos salir a tomar algo. Yo también estaba entusiasmado por lo que pasó, y pensé que si ella era la que me buscaba que yo no me podía negar”.
La mujer pasó a buscar a Nacho y sin decir nada, lo llevó a un reservado: “En todo momento ella me decía que era la primera vez que ella hacía algo así, y que ella misma se sorprendía de como estaba llegando tan lejos. Cuando llegamos al reservado ella hizo todo; yo le seguía la corriente, y cuando me desnudó me di cuenta de que ella estaba decidida a todo”.
Hubo relación sexual y una conversación luego, que dejó muy intranquilo a Nacho: “Ella me dijo que por ser esposa de un militar estaba corriendo mucho peligro con lo que hacía, pero que no se arrepentía de nada. Yo le pregunté qué significaba eso, y ella me dijo que si su esposo le descubría era capaz de matarle”.
EL DESASTRE
Nacho pensó bien las cosas esa misma noche,y ya solo en su departamento: “Un hombre sabe cuando una pendeja puede ser un problema, y yo me di cuenta de que no tenía que seguir porque de allí no iba a sacar nada. Al día siguiente ella me llamó toda la mañana a la oficina, pero yo le dije a mi primo que no quería hablar con ella porque me estaba especulando. El me preguntó bien si qué es lo que pasó, y yo al final le conté”, dice.
Cuando Nacho salió del taller doña Nina se bajó de su camioneta y lo increpó: “Ella vino y me dijo que por qué yo me portaba así. Yo le dije que ella era casada y que yo no quería crearle problemas en su hogar, pero ella insistió en que me suba a su camioneta y al final yo le hice caso porque comenzó a lagrimear y yo no quería que arme un escándalo frente al taller”.
La mujer lo llevó de nuevo a un reservado, pero él ya no se acercó a ella: “Hasta hoy día una sola vez yo tuve sexo con esta mujer, y por eso ahora se está vengando de mí. Ella se desnudó y quiso que yo le toque, pero yo le dije que ya no iba a hacer eso porque no estaba bien lo que pasó entre nosotros. Yo le dije que ella tenía su familia y que yo quería respetar eso”.
Hubo una escena de llanto y dos semanas más tarde, una llamada telefónica en el taller donde trabaja Nacho: “Llamó el esposo de ella, el militar y le dijo a mi primo que yo abusé sexualmente de su esposa y que eso él no iba a permitir. Le dijo que yo me tengo que cuidar de él, porque ya consiguió fotos mías y que tenía a un amigo que me iba a liquidar”.
Nacho salió de su departamento y en este momento se está quedando en casa de un amigo: “Yo hablé con la señora de él y le pedí que me explique como su esposo sabía mi nombre y donde trabajo. Ella me dijo que le tuvo que decir lo que tuvo conmigo porque él había sido le mandó seguir, y nos vieron entrando juntos a un reservado. Le dio mi nombre y mi dirección, y ahora el tipo me anda persiguiendo, dice que va a matarme, y yo tengo miedo porque puede cumplir esa amenaza”, termina diciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s