Principal

Los Caprichos de Inesa solo para mayores!

Bruno tiene 23 años, estudia una carrera en la universidad nacional, vive con su mamá, su padrastro y sus dos hermanitos en una linda casa de Itá Enramada, trabaja medio turno en una agencia aduanera y lo más importante para él es que tiene un grupo de estudios espectacular. Bruno cuenta que son cinco muchachos que se ayudan en todo, y justamente por eso por uno de los compañeros que se enamoró mal de una chiquilina caprichosa llamada “Inesa”…

Bruno fue el paño de lágrimas de su amigo Chalo cuando éste se aplazó en una materia que ni siquiera era complicada. Chalo le dijo que no podía dejar de pensar en otra cosa que en su novia “Inesa”y en las ganas que tenía de llevarla a la cama: “ella dice que quiere esperar más”, explicó el desesperado novio.
Bruno le recomendó que se tranquilice y que espere que la chica le indique cuándo estaba lista. Además, ayudó a su amigo a estudiar para aprobar la materia y lo consiguió, así que aunque el tema con la noviecita seguía empeorando, por lo menos en el tema de los exámenes iban bien.
En marzo, los cinco universitarios terminaron de rendir las materias que habían dejado pendientes y después de un almuerzo que tuvieron un sábado al mediodía, cada uno se fue de vacaciones por su cuenta, ya que habían pasado mucho tiempo juntos y necesitaban descansar.

“INESA”

https://i1.wp.com/a1.twimg.com/profile_images/1611595451/piernas.jpg

El destino quiso que Bruno acepte la invitación que le hizo un primo misionero, así que subió a su auto y se encaminó a Villa Florida, que era donde su tío tenía una casa de descanso con vista al río. Cuando ya ingresó a la propiedad, Bruno vio un auto parado en el camino y se acercó a ver si podía ayudar ya que creyó que el auto se descompuso: lo que vio fue a su primo acostado en el auto, y a una chica rubia haciéndole sexo oral.
Esta chica no era ni más ni menos que “Inesa”, la novia de Chalo, la misma chica que había pedido tiempo para llegar a la intimidad ya que dijo que “no estaba preparada”. Y aunque se sorprendió, Bruno sabía que la chica estaba todavía más sorprendida y asustada, ya que sabía que él y su novio eran como hermanos. “Necesito hablar contigo”, le dijo minutos después ya en la casa, y Bruno pasó de largo.
Hablando con su primo Bruno se enteró de que “Inesa” era de Misiones, cosa que él ni sabía, y también que ellos fueron novios aunque ya no tenían “nada”. “Eso que viste en el auto no significa nada ni para ella ni para mí”, le aseguró su primo, y le dijo que cuando se veían después de mucho tiempo solían mimarse un poco recordando tiempos pasados.
Después de la cena “Inesa” le envió un mensaje a Bruno pidiéndole que lo encuentre al costado de la casa, y él le hizo caso. “No me meto en tu vida pero no me gusta lo que le hacés a mi amigo”, le dijo Bruno, y ella le explicó que si no aceptaba tener sexo con Chalo fue porque él la quiso violar y porque no sabía “qué sentía por él”. Y agregó: “hasta vos me gustás un poco”.
“¿Yo te gusto?, le dije, y me dijo que sí, y que si va a hacer su gusto querría besarme para saber si no es una ilusión nomás lo que tiene. Me quedé quieto, y fue ella la que se acercó a mí y sacó la lengua. Yo sabía que ella estaba tomada, sabía que le tenía que parar porque una cosa es que le traicione a mi amigo con mi primo, pero conmigo no podía ser, pero también tenía la curiosidad de ver hasta dónde podía llegar, no sé, qué tan p… era la que se hacía la santita frente a nosotros”, dice Bruno.

ERRORAZO

Bruno dice que quizás por ingenuo y un poco también por calentón, dejó que esa novia ajena se le acerque: “me mordió la comisura de la boca. ¿Vos te das cuenta de lo que estás haciendo, estás borracha o qué?, le dije, y ella me dijo que estaba un poco mareada pero que lo que estaba haciendo conmigo no era por el alcohol, sino porque hace rato quería hacer eso. Yo estaba sentado en la arena, al igual que ella, pero me estiró y me metió al agua, y un beso lo que nos dimos, pero yo le pedí para volver a la casa”.
No encontraron a nadie: “la verdad es que cuando estábamos en la playa yo escuché ruido de vehículos, y había sido todos iban a ir a una fiesta que se hacía en una quinta que quedaba a unos kilómetros, y como no nos encontraron se fueron y nos dejaron la dirección por si queríamos ir. “Inesa” quiso ir, así que le dije para que entre a bañarse porque estaba mojada y con tierra en la ropa, y yo también entré a bañarme, pero ella me siguió y me dijo si por qué no nos bañamos juntos; báñate conmigo, me dijo. Yo no entendía qué quería esta pendeja de mí, sinceramente”, dice Bruno.

“El sí le violó…”

Bruno dice que cuando entró “Inesa” al cuarto, él ya se había sacado la remera: “antes de que yo le responda se sacó la remera y el corpiño, y lo de abajo. O sea, se quedó completamente desnuda. Yo no le dije una palabra, solo le miraba, y ella me pidió por favor que solo abajo no le mire porque le da vergüenza, y se tapó con su mano. Yo no quería que ella se sienta mal, ya que si en ese momento le decía que salga de la pieza, le iba a estar tratando de bandida. Yo no quería lastimarle”, dice Bruno.
Entonces, se sacó la ropa pero se quedó con la ropa interior: “le dije que dejemos eso ahí, porque me iba a sentir mejor así, y ella se rió de mí pero aceptó. Entramos al baño y sinceramente yo era el tímido, y ella se movía con mucha naturalidad, y cuando me di vuelta para poner un poco más caliente el agua ella me bajó la ropa interior. Quise alzar pero me avanzó, me apretó, y aunque soy el hombre tengo que decir que me sentí sobrepasado por esta chica.

LA VERDAD

Bruno dice que estaba envuelto de tal manera que tuvo que tomar una decisión y la tomó: “le besé y le hice el amor en el baño. Después ella comenzó a llorar, me pidió perdón y se fue a vestirse en su pieza, pero así y todo fuimos a la fiesta y pasamos bien. Yo no podía despegar los ojos de ella porque es una chica realmente linda, una muñeca es, pero yo no podía entenderle por qué hizo todo lo que hizo, incluso conmigo”.
“Inesa” no volvió a Villa Florida: “encontró a unas amigas y se fue con ellas sin despedirse de mí. Me pareció bien porque fuimos muy lejos con todo, y yo volví y acá me enteré de que ella rompió con mi amigo por teléfono. El estuvo mal unos meses y después comenzó a salir con una compañera que ahora es su novia; creo que yo fui el que me quedé con la espina en el corazón, aunque no le llamé más a Inesa ni le vi más, hasta que hará como veinte días mi amigo me confesó que él no solo intentó, sino que le violó a “Inesa” en el reservado, y que por eso ella cortó con él. Me dolió mucho saber eso porque yo le condené a ella sin saber por lo que pasó, y ahora quiero reencontrarle para tener otra oportunidad con ella. Creo que me interesa, me gusta y quiero ver si podemos lograr algo juntos”, FIN DE LA HISTORIA.

P/D

vos también la juzgaste mal a la pobre “Inesa” @laquetepario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s