Principal

¿Querés que te haga el amor? le dijo y a los 2 meses se caso con otra chica

Jessica Alba desnuda

Yuli se fue a Disney de excursión por sus quince años y allá enloqueció por Alan, quien era uno de los “celadores” que acompañó a la delegación de adolescentes al parque más famoso del mundo. Ella decidió que quería que aquel muchacho, que por aquel entonces tenía 24 años y una novia que incluso viajaba con ellos en esa excursión, le dé su primer beso. Yuli llegó a entrar en el dormitorio de Alan y lo vio desnudo, pero se acobardó y cuando él le preguntó qué hacía en su cuarto, le inventó que había perdido su carnet de la excursión. Minutos después, era él quien la visitaba en su cuarto…
Yuli recuerda que aquella siesta en que entró al dormitorio de Alan, él se tapó pero se dio cuenta de que ella lo vio desnudo. El la invitó a encontrarse en el restaurante para merendar, pero cuando la chica se estaba cambiando de ropa él le tocó la puerta y le preguntó si ya estaba lista.
Yuli lo hizo pasar y veinteañero le preguntó qué fue lo que realmente buscaba en su dormitorio. Ella le confesó que quería que él le dé su primer beso. Asustado, Alan la ignoró en los días siguientes hasta la noche de despedida de Disney en que todo el grupo fue a bailar.
Viéndola solita y en un rincón, Alan la sacó a bailar, la abrazó aprovechando la prenumbra y le preguntó si se “animaba” a salir con él de ahí. Se escaparon, fueron a una placita y él le confesó que estaba loco por ella aunque “era un delito” ya que Yuli era casi una nena. “¿Querés que te haga el amor?”, le preguntó después de un beso apasionado, la chica le dijo que sí y se dirigieron a un hotelito donde él le dio su primera vez en el sexo.
¿SIN SEXO?
Fue la única vez que estuvieron juntos en la cama. Alan ya no le habló en el avión y cuando llegaron se despidió y desapareció de su vida. Dos meses después se casó con su novia y Yuli tuvo que olvidarlo, lo que consiguió a sus 19 años, cuando conoció a un muchacho llamado Tito y se enamoró de él.
Tito es hijo de una familia de mucho dinero y aunque Yuli creía que los padres de él no la aguantaban, fueron justamente ellos quienes presionaron a su hijo para que se “arregle” con su novia cuando rompieron: es que Yuli le confesó a Tito que ya no era virgen.
Dos meses estuvieron separados, se reconciliaron y Tito le habló de matrimonio: “él ya comenzó a hablar de boda, pero sin que solucionemos nuestro tema íntimo, ya que él ni intentó llevarme otra vez a un motel y a mí me preocupaba que no hayamos tenido nuestra primera vez en el sexo, como pareja, aunque se supone que la novia tiene que llegar virgen a su boda. Eso no era normal, pero yo no me quise dar cuenta que estaba frente a alguien con problema de sexualidad”, dice.
Y Yuli aceptó casarse con Tito: “yo creo que él es el novio que cualquier chica quiere tener porque es como que te cuida, es atento, las chicas me miraban cuando yo estaba con él con envidia, y bueno, todo eso le gusta a una mujer. Pero yo no estaba conforme porque sentía su cariño pero no su deseo; yo me ponía minifaldas y él no me miraba las piernas, o me ponía una camisillita que me marcaba los pechos y él como si nada. Yo pensé que me estaba castigando porque él ya no iba a ser el primero en mi vida”, explica.
Dos semanas antes de la boda (Yuli tenía un poco más de 20 años), ella tuvo una crisis: “no quise casarme más. Le mandé un mensaje diciéndole que íbamos a cometer un error y que es mejor volverse atrás antes de que sea demasiado tarde. El vino a casa esa noche porque yo no le atendí el celular y salimos para hablar; él me preguntó qué me pasaba y yo le dije la verdad, le dije que yo le deseo y que quiero ser deseada, y que no siento eso de él. El arrancó el auto, me llevó a un motel y me hizo el amor”.
BODA
Yuli dice que después de aquella “confirmación” de que la pareja podía funcionar, se casó con Tito en la capillita de San Bernardino y hubo fiesta en uno de los clubes chururú de ahí: “mis padres estaban tan contentos que yo pensé que aunque sea para ponerle felices a ellos valió la pena la decisión que tomé. En el momento del vals, después que bailé con mi marido y los familiares, me sacó a bailar un amigo de Tito al que yo conocía de vista, Joni, y me dijo que me prepare porque mi marido no me iba a ser infiel con una mujer sino con su barra de amigos, que ya voy a ver, y se rió. No sé, pero no me gustó”.
A partir de ese día, el tal Joni se convirtió en la pesadilla de Juli: “estaba siempre con mi marido. El se iba a jugar tenis y ya no volvía, y yo le llamaba a las once de la noche y me atendía el tipo éste y me decía que mi marido estaba en su último set y que le iba a decir que me llame, cosa que nunca pasaba. Una madrugada me enojé y le pregunté a Tito si le prefiere a Joni o a su señora y él me pegó por la cara; me asustó, porque no imaginé que iba a hacer eso”, asegura.
“Tenía fotos porno”
Yuli dice que “como toda mujer enamorada” soportó el golpe injustificado que le propinó su marido, y después vino otro, y otro: “cada vez estaba más nervioso conmigo, no le podía decir nada, yo sentía que me odiaba por ahí, y bueno, aguanté dos años y un sábado en que él se preparaba para salir sin mí, claro, revisé su celular. El tenía fotos que no sé ni cómo decir, eras pornos, de él en la cama, desnudo, y de su amigo Joni masturbándose, y después de ellos dos juntos”.
Yuli dejó el celular en la cama, tomó su bolso y salió de su casa: “dejé el celular con la foto que vi y él desesperado se fue a buscarme pero mi mamá le echó como a un perro, porque yo a ella y a papá les conté lo que pasó. Desde ese día solo fui a buscar mi ropa, mis libros, y no le volví a dirigir la palabra. O sea, si era trolo por qué no me dijo bien nomás, para qué se casó conmigo, no sé, yo no le puedo perdonar eso”.
TRISTE, HASTA QUE…
Yuli se quedó viviendo con sus padres, se recibió de maestra parbularia y empezó a trabajar en una escuela encantadora: “no dejé que nadie más se me acerque, no salí con nadie, le cerré mi corazón al amor porque yo ya no quería sufrir. En este 2012, el primer día en el jardín de infantes, yo estaba recibiendo a los nuevos alumnitos y un padre viene y me pregunta si soy Yuli, la chica que se fue a Disney por sus quince años”.
Aunque le costó un poco darse cuenta, aquel caballero de vos amable no era otro que Alan, aquel “celador” con quien tuvo su primera vez en el sexo: “él me abrazó y me besó, me presentó a su hijito de cuatro años que es mi alumnito y con los días, me contó que estaba separado. Nosotros empezamos a salir tímidamente y desde hace un mes estamos de novios. Yo soy feliz de nuevo y creo que él era el hombre que Dios siempre reservó para mí”, termina diciendo la chica….

( el suceso ocurre en el paraguay )

Fuente : popular.py

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s